EJERCICIO, SUPLEMENTOS

Pre-entrenadores ¿Son realmente útiles?

Los pre-entrenadores surgen con la primicia de ofrecer ese “Boom” de energía que necesitamos cada vez que vamos a hacer ejercicio. Nos prometen mayor rendimiento y menos cansancio, mientras que algunos dicen incrementar nuestra presión sanguínea para una mejor distribución de nutrientes en el cuerpo.

También son uno de los productos más populares que existen en el mercado. Prácticamente todas las empresas que ofrecen suplementos alimenticios manejan su propio per-entrenador, los cuales suelen ser encontrados en forma de polvo para ser mezclados en agua.

Expertos han considerado que estos productos ofrecen más un efecto “placebo” en vez de realmente ofrecerte energía. Sin embargo, muchos dicen sentir un “golpe” de energía después de 20-30 minutos de haber tomado el suplemento.

El secreto del pre-entrenador: La cafeína

Podremos encontrar una gran variedad de suplementos, tanto en marcas como en fórmulas, pero todos (o al menos casi todos) estos tienen algo en común: poseen cafeína.

El uso de la cafeína es algo muy común en atletas. Es usada para mejorar su rendimiento en el entrenamiento. De igual modo, ayuda a mejorar el enfoque y los hace sentir menos fatigados, lo que en cierto modo, es lo que las etiquetas de los pre-entrenadores prometen ofrecer. Así que, lo que realmente sentimos al tomar un pre-entrenador es la cafeína trabajando en nuestro cuerpo.

La cafeína no es algo malo para el cuerpo, de hecho, algunas investigaciones han demostrado grandes beneficios cuando tomamos altas dosis de cafeína. La cantidad de cafeína ideal para nuestro cuerpo debe ser entre 6 a 9 miligramos por kilo de nuestro peso corporal al momento de entrenar. Por lo que si pesas 75 Kg, entonces tu consumo debería ser alrededor de 675 miligramos de cafeína.

El problema de la cafeína no solamente está en la cantidad de este ingrediente, sino también en cómo administramos la dosis. Al ser un producto con cierta cantidad por cada cucharada, nos es difícil dosificar el consumo de cafeína, lo que lo vuelve un poco inapropiado al entrenar. Lo recomendado en estos casos es dosificar el pre-entrenador dependiendo de cómo te sientas al entrenar.

Por otra parte, aunque muchos de los nuevos pre-entrenadores que podemos encontrar juran ofrecer más beneficios como otros nutrientes, la verdad es que muchos de ellos no ofrecen la cantidad necesaria para que realmente hagan alguna diferencia en nuestro cuerpo. Por lo que una recomendación sería no dejarse llevar por lo que dice la etiqueta y fijarse realmente en lo importante, que es la cantidad de cafeína.

(Lifehacker)

 

Previous ArticleNext Article
Chrystian Yepiz
Amante del deporte y el ejercicio, con un gran espíritu geek y emprendedor.